La soledad del rey ante el posible cambio de régimen y el fin de la transición

Mario Isasi Méndez – Muchos españoles esperábamos palabras más concretas sobre la actualidad de España. Posiblemente la función moderadora del Monarca (regulada en la Constitución) no le permite decir más, y menos aún si cabe cuando se está a la espera de un Gobierno de coalición con Unidas Podemos y el apoyo del PNV y ERC con el control que va a padecer el Gobierno de estos partidos. Lo que el Rey dice lo aprueba el Gobierno días antes y bajo esta forma se mueven los mensajes políticos del Rey, y siempre quedará la duda de cual es la aportación que hizo la Moncloa al texto.

Reacción del gobierno

Lo único que dicen desde el Gobierno horas después de pronunciado y de conocerse las diferentes opiniones políticas es un escueto “estamos satisfechos”. Al fin y al cabo es un discurso redactado sin ninguna palabra gorda que pueda perjudicar el pacto de Gobierno, exceptuando pequeños matices en lo que se menciona no caer en los extremos (separatismo y populismos, Vox y Podemos) junto con las actuaciones de Miguel Iceta (PSOE catalán) y sus nueve naciones españolas.

Habló el Rey de las incertidumbres que nos acechan: el problema catalán, el deterioro de las instituciones y la necesidad de entendimiento dentro de la Constitución y el Estado de Derecho, ¿acaso podía ser de otra manera?

Es de suponer que preocupa al Rey y mucho, aunque no lo diga, que el líder del PSOE y Presidente en funciones esté ahora negociando su gobierno con quienes quieren destruir España y acabar con la monarquía y con la Transición provocando un nuevo cambio de régimen. Algo que es factible que se consiga porque la oposición está huérfana de un liderazgo fuerte, y no sabe explicar a los ciudadanos y a los máximos representantes  de la Sociedad Civil, que sí está preocupada con esta deriva.

Cambio de terminología

Debemos recordar que antes de las elecciones generales del 10 de Noviembre, según el candidato y presidente en funciones, había un problema de “convivencia” en Cataluña; que en este discurso de Navidad se repitió hasta en siete ocasiones la citada palabra, cuando desde que comenzaron las negociaciones del PSOE con ERC, el presidente y candidato asumió la frase de los separatistas conflicto político.  En la Moncloa dicen ahora que esa es la vía que explora Pedro Sánchez: la convivencia en Cataluña

La realidad es dura. El Rey está solo ante un posible cambio de Régimen que puede acabar con la Monarquía y la Transición.