La indefensión de los depositantes económicos en la Cooperativa de Pedroso

Mario Isasi Méndez – En el año 2014 Dirección de la Cooperativa de Pedroso, presentó concurso de acreedores, de una manera un tanto peculiar, sin conocimiento real por parte de los asociados cooperativistas de la situación real de la Cooperativa.

En Diciembre la Junta Directiva convoca una asamblea de socios y depositantes, en donde propone una quita de más del 50% y cobrar el resto entre 2018 y 2039, todo ello supeditado a que la entidad consiga sobreponerse a las pérdidas que tiene la cooperativa y lograr un superávit de 37.000 euros. Ni en esa asamblea ni en ninguna otra la directiva, gestora o administrador concursal contestaron a preguntas básicas formuladas por los cooperativistas; ni presentó balance de cuentas en donde se justificase la situación económica de la cooperativa; ni el porqué de presentar concurso de acreedores. Solamente se dijo que no había dinero, y en algún momento presentaron algunos papeles que no justificaban la situación a entender de los socios y depositarios.

En la Cooperativa de Pedroso, había socios, depositantes de dinero que cobrarían un interés por él y socios-depositantes. Los socios en concurso de acreedores son responsables de la parte que falte para pagar las deudas y los depositantes son acreedores. Los socios perderían su dinero y en el peor de los casos tendrían que poner más para compensar las deudas. Los socios depositantes tendrían que sufrir una quita del 50%  del dinero que depositaron en la cooperativa lo mismo que  los depositantes

Formación de la plataforma

Ante esta situación los afectados montaron la Plataforma de Afectados por la Cooperativa de Pedroso para informar a los ciudadanos y mantener una línea de defensa de sus derechos. Difundían todo lo que realizaban y conseguían, y pidieron ayuda a otras cooperativas que se hubiesen visto en esta situación, o ya hubiesen pasado por ella.

En todo esto la Xunta de Galicia tiene un papel pasivo, ya que legalmente no puede hacer nada contra el concurso. Los componentes de la Plataforma se reunieron con los Alcaldes de Narón José M. Blanco y Marián Ferreiro, quien se comprometen a mantener contactos con la Directiva de la Cooperativa; tambén hay encuentros con los partidos políticos de Narón: TEGA, PP, PSOE, CG, Eliximos, Circulo de Podemos y EU, de Narón. E igualmente con alcaldes de la comarca. Todos comparten sus inquietudes y se ofrecen a apoyarlos, aunque en su mano no está el poder solucionarlo. El PSOE y el BNG realizan preguntas a la Xunta en el Parlamento Gallego, las cuales son contestadas. Se reúnen con Conselleiras y con el Presidente Feijoo. El Ayuntamiento de Narón en estos años hace dos declaraciones institucionales de apoyo aprobadas por unanimidad en los Plenos.

Envían igualmente escritos al Valedor do Pobo contándoles su situación. Y mientras tanto realizan manifestaciones, concentraciones, entrevistas en radio y TV; llegar a escribir al programa Salvados de La Sexta, que unas semanas después habla de las cooperativas.

Los administradores concursales

El primer Administrador Concursal fue destituido y nombrado otro; se supone que ambos tenían que defender los intereses de los acreedores de los depositantes y de los socios, teniendo en cuenta que ellos no trabajan gratis.

Después de cinco años de lucha el pasado 11 de Diciembre de 2019 la cooperativa ha sido adjudicada por 2.200 € el primer lote de derechos de cobro de créditos a terceros y el 2º lote la finca, el inmueble, mobiliario y maquinaria por 60.100 €. La sumas total es de 62.300 euros, muy lejos de los derechos de los depositantes y de los socios. Lo que recuperarán será testimonial. Si perdieron su dinero por una mala gestión, ¿no hay responsable alguno?

La injusticia de no haber resposables

  • Los partidos políticos, nada pueden hacer, salvo escuchar.
  • El alcalde y la alcadelsa sucesora nada pueden hacer, salvo escuchar
  • El Valedor do Pobo nada puede hacer, salvo escuchar
  • El Presidente de la Xunta, Alberto Nuñez Feijoo, nada puede hacer, salvo escuchar.

La realidad es que socios y depositantes han perdido su dinero, sin tener arte ni parte alguna. Solamente el haber confiado en una Junta Directiva.

Los cooperativistas saben hoy, lo que son buenas palabras y lo que es la soledad de la indefensión en la lucha contra el sistema económico establecido amparado por las leyes que promulgan los políticos, los mismos que a ellos solamente pueden escucharlos.

Parece obvio que se hace necesario un cambio legislativo que regule y vele por el funcionamiento de las secciones de crédito de las cooperativas, y que pueda de algún modo garantizar al menos parcialmente el dinero despositado, de forma similar a como se hace con el Sistema de Garantía de Depósitos.